8 pasos para disolver su identidad


Instrucciones de uso:

1.- Cree su imagen deseada. Una proyección mental sirve. No ha de ser real ni tener la menor base: usted puede tener otro color de pelo, otro color de ojos, otra talla de pantalón o de sujetador. Sólo construya esa imagen. Olvide la racionalidad y el umbral de “lo alcanzable”: eso son maniobras de distracción para la cobardía.

2.- Fíjela en su córtex neuronal. Imagine cómo desea ser. Imagine que no son ciertas las imágenes que le devuelve el espejo por las mañanas. Que los pelos fuera de su sitio son sólo legañas. Que los ojos no tienen bolsas ni arrugas. Que la piel es una alfombra de color carne. Que los poros sólo son una palabra muy fea. Nada de todo eso es real: su deseo es la única realidad posible, porque es la que usted necesita. Dibuje los contornos como si no se tratara de su propio cuerpo. Grábelo después a fuego en su cerebro. Pero grábelo a conciencia; deténgase para una mayor efectividad. Trate de evitar caer en sus técnicas de memorización anteriores, limitadas a cómo se memorizan las lecciones de Historia que olvidamos nada más salir del examen.

3.- Modifique la realidad hasta que se ajuste a la imagen que usted ha creado. Niegue que una vez en su vida fue distinto a lo que usted quiere ver de sí mismo en su imagen. Usted siempre ha sido así. Usted siempre ha tenido 35 años. Usted no envejece. Usted jamás tiene un mal despertar. Usted jamás se ha hecho fotografías con gafas de  dimensiones de cristal ochentero. Usted jamás ha utilizado blusas con hombreras. Usted jamás ha llevado americanas con botones dorados. Usted siempre ha sido así. Y el segundo paso, tras negar el pasado, es abonar el re-presente: el presente adulterado, o, si lo prefiere, renovado. Si es usted una estrella de cine, deje que los maestros del Photoshop generen un alter ego mucho más bello y más terso que usted. Si sólo es un común que paga facturas, piense en depilaciones láser o en bótox accesible.

4.- Evite la esquizofrenia. Ahora, con su imagen ajustada a sus necesidades, quizá no piense en ello, pero es posible que sea difícil levantarse por las mañanas y no sentir que quien saluda desde el espejo es un desconocido. Trate de no asustarse. Haga del maquillaje base su mejor amigo: barato, fiel y no le llama para aturularle con sus infortunios sentimentales. Pero mientras aplica la careta, no abra los ojos: el estado previo no debe entrar en su cerebro, o de lo contrario empezará a sentir que usted no es una, sino dos personas diferentes. Y la Seguridad Social no prescribe determinados medicamentos con facilidad.

5.- Hágase una nueva foto de DNI y pasaporte. No deje que le traicionen detalles tontos como su identidad anterior. Todos tenemos un amigo fotógrafo (plaga del siglo XXI) que accederá a forjar de su mano su nueva identidad, que nunca fue nueva: sólo estaba dormida, como el cisne dentro del patito feo.

6.- Una vez lobotomizado usted, lobotomice a su pareja. No permita que arruine su proceso de reconstrucción ideal una fruslería como el amor. Usted es ahora feliz, porque ha alcanzado el horizonte deseado. Si se resiste, cambie sin miramientos de pareja: total, ahora ya está usted mucho ás cerca de la perfección, puede aspirar a alguien mejor.

7.- Olvide conceptos obsoletos como la responsabilidad. Si es cabeza de familia, sus hijos pueden criarse solos: sus prioridades ahora serán recuperar una adolescencia perdida y coquetear con canosos interesantes o golfas con la edad de su hija mayor. Si es usted famoso, lobotomícese y destierre de su cabeza remordimientos absurdos de conciencia por ser una mala imagen para la impresionable juventud; ya se sabe que si alguien cae en la anorexia, la culpa es de la naturaleza compulsiva y comparativa de quien lo sufre, no de la persona que se ha prestado a servir de modelo degenerado a la corrupción moral más absoluta, nunca de la persona que se ha convertido en otra persona para responder a un modelo mental que no existe, nunca de la persona que ha disuelto su identidad.

8.- Disfrute de la victoria derrotada de la fama y la seducción. Sea Keira Knightley.

Anuncios

3 pensamientos en “8 pasos para disolver su identidad

  1. Siempre he tenido esa tentación, es cierto, pero me dan pirrilera los procedimientos quirúrgicos. En lo físico me conformo, y más pecho no quiero (sería el hombre con tetas del barrio). Queda pendiente lo más difícil, claro.
    Pero me quedo con la idea.
    Un saludo.

  2. me parece una verguenza los 7 pasos. “No permita que arruine su proceso de reconstrucción ideal una fruslería como el amor”… ??????????????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s